La semana pasada se destapó una nueva campaña para esparcir el conocido ransomware Locky. Dicha campaña se ha apoyado en enviar emails con asuntos: “Por favor, imprime”, “documentos”, “imágenes”, “fotos” y “escaneos”. El objetivo, obviamente, era engañar a los usuarios con el fin de infectar sus ordenadores.