Firefox es, actualmente, el segundo navegador web más utilizado en todo el mundo, por detrás de Google Chrome. Este navegador se diferencia de sus dos principales rivales por ser un navegador de código abierto y donde la comunidad participa activamente en su desarrollo mediante el reporte de fallos y aportando ideas para mejorar.