Varios bancos de antiguas repúblicas soviéticas han perdido millones tras un atraco digital llevado a cabo por hackers a lo largo de todo 2017. En total, retiraron unos 34 millones de euros en cantidades muy pequeñas y de forma fraudulenta.