La OTAN podría considerar el ataque con el virus NotPetya como una violación de soberanía, según ha publicado el centro de ciberdefensa de la propia organización. El ataque con malware del pasado mes de junio se cebó especialmente con varias instalaciones gubernamentales de Ucrania, así como con grandes empresas de todo el mundo.