Microsoft lleva las medidas de seguridad exclusivas de Windows 10 a Windows 7 y 8.1

Windows 10 es, de lejos, la versión más segura de Windows. Aunque no está libre de vulnerabilidades y fallos de seguridad, este cuenta con una serie de herramientas de seguridad especialmente diseñadas e implementadas para proteger a los usuarios no solo del malware, sino de prácticamente cualquier tipo de ataque informático.

Windows Defender Advanced Threat Protection, ATP, es una herramienta mediante la cual Microsoft ofrece a los usuarios un sistema de protección preventiva, siendo capaz de detectar malware, exploits zero-day y ofrecer a los usuarios avanzados un sistema de administración y gestión centralizado de todas las medidas de seguridad del sistema operativo.

Esta medida de seguridad es exclusiva de Windows 10, sin embargo, según parece, Microsoft tiene intenciones de llevar esta medida de seguridad a las versiones anteriores de Windows, concretamente a Windows 7 y Windows 8.1, permitiendo a los usuarios que aún no hayan dado el salto al nuevo Windows 10 disfrutar de estas medidas de seguridad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Las principales características que aporta Advanced Threat Protection a Windows 10 (y que en breve aportará a Windows 7 y Windows 8.1) son:

– Al formar parte del sistema operativo no necesita agentes de terceros.
– Cuenta con un completo motor analítico potenciado por la nube.
– Sistema de administración y gestión centralizado.
– Forma parte de Microsoft Secure, toda la plataforma de seguridad de la compañía.

El principal objetivo de esta decisión es, sobre todo, permitir a los administradores y responsables de seguridad de las empresas que aún no se hayan animado a dar el salto a Windows 10 tener una toma de contacto con Endpoint Detection & Response (EDR) en las versiones anteriores de Windows y así poder comprobar su eficacia, comprobar que todas sus configuraciones de seguridad son compatibles y, por último, animarles a actualizar todo el sistema informático de la empresa a esta nueva versión.

El final de Windows 7 está a la vuelta de la esquina y Microsoft quiere evitar que se repita, de nuevo, lo que pasó con Windows XP

 

Como ya hemos dicho varias veces, el final del soporte de Windows 7 está cerca, y es que este sistema operativo aún tiene más de un 40% de cuota de mercado en todo el mundo y, en enero de 2020, su soporte extendido llega al final.

Con Windows XP, Microsoft no supo llevar correctamente el final de soporte del sistema operativo, y es que, cuando este llegó a su final, aún hubo muchos usuarios, sobre todo empresas, que quedaron expuestos a todo tipo de ataques informáticos. Ahora, mientras Windows 10 sigue creciendo, Windows 7 sigue siendo el sistema operativo mayoritario en las empresas, y esto es lo que pretende evitar Microsoft.

Por el momento habrá que esperar a ver si esta decisión consigue que los administradores de las redes de las empresas se convenzan de las mejoras de actualizar a Windows 10, al menos a nivel de seguridad, y poco a poco, en los menos de dos años que faltan hasta el final de soporte de Windows 7, estas compañías van actualizando sus sistemas, conociendo de primera mano las mejoras de seguridad de Windows Defender Advanced Threat Protection, y pasándose a Windows 10, teniendo así garantizadas actualizaciones y soporte durante años.

Fuente: redeszone

Comparte esto en:

Tags: , , , , ,

Deja un Comentario