Así puedes detectar si una extensión es segura y fiable

Las extensiones forman parte muy importante de los navegadores. Son unos complementos perfectos en muchos casos. Nos aportan herramientas útiles para navegar. Hay multitud de opciones, como sabemos.

Sin embargo no todas ellas son seguras. En ocasiones podemos encontrarnos con una falsa o que contenga código malicioso que pueda comprometer nuestro equipo.

Cómo saber si una extensión es segura

 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una extensión que hoy es legítima, puede cambiar de manos y comprometer al usuario en un futuro. Esto no quiere decir que infecte necesariamente con malware un equipo. Puede ser simplemente que comience a enviar nuestros datos a terceros para fines publicitarios, por ejemplo.

Por ello una extensión muy interesante para Chrome es la de Notificador de Actualizaciones de extensiones. Su función es justo esa: notificar al usuario si ha habido algún cambio en una extensión que tuviera instalada. De esta manera podremos ver en qué consisten esos cambios, si nos perjudica en algo, etc.

Pero si hay algo que hay que tener en cuenta antes de instalar una extensión y comprobar si es segura o no, es la información que ofrece. Cuando accedemos a la página para descargar la extensión, veremos información referente a la misma. Ahí se recopila todo lo que ofrece, qué permisos requiere, etc.

Por ejemplo puede ocurrir que vayamos a instalar un complemento determinado para evitar el minado de criptomonedas, y nos pida acceder a nuestro historial de páginas visitadas. Esto puede alertarnos de que esa extensión realmente busca recopilar información nuestra para, posiblemente, venderla a terceros.

También hay que observar con determinación los comentarios de otros usuarios. Ver qué opinan otros internautas sobre esta extensión, el número de descargas que tenga, etc. Esto nos da pistas de si realmente es una legítima o puede tener algo oculto.

Cómo evitar tener extensiones fraudulentas

 

Lo primero que tenemos que tener presente para esto y para cualquier otra acción similar, es descargar siempre de fuentes oficiales. De esta manera evitamos que terceros sitios puedan contener malware o archivos modificados.

Algo vital es contar con programas y herramientas de seguridad. Incluso hay extensiones específicas que ayudan a descubrir complementos fraudulentos y que puedan dañar nuestro equipo.

Pero también es muy importante que tanto nuestro equipo como nuestros programas estén actualizados a la última versión. De esta manera podremos hacer frente a las amenazas más recientes, pero también solucionar posibles vulnerabilidades que puedan ser explotadas y afectar al sistema.

Hemos visto diferentes casos de extensiones maliciosas que han estado presentes en los principales navegadores. Los ciberdelincuentes buscan atacar aquellos sectores donde hay más usuarios. Por ello Google Chrome y Mozilla Firefox, que son los más utilizados, son también los que más problemas de este tipo pueden tener.

Si detectamos que una extensión de navegador nos está creando problemas, lo primero que debemos hacer es deshabilitarla. De esta manera podremos confirmar si el problema realmente radicaba ahí.

Comparte esto en:

Tags: , , , ,

Deja un Comentario